¿Cómo se hacen las figuras?: La licencia

Hoy empezamos un pequeño espacio en el que os explicaremos paso a paso cómo se crea una figura desde cero. En esta primera entrega os explicaremos el primer paso, la adquisición de las licencias para poder realizar la figura.


Os explicaremos al detalle el proceso, curiosidades y tocaremos muchos temas así que, si tu hobby son las figuras ¡No os lo podéis perder! 

¿Qué es una licencia de anime o manga? 

Empezamos como no podía ser menos explicando qué significa el adquirir una licencia cuando una compañía se dispone a realizar una figura. Una licencia de un anime, manga o novela es un documento que representa un acuerdo entre el licenciatario, normalmente un estudio de anime o el autor del manga o novela, y el usuario de esta licencia. Cada licencia es completamente diferente ya que los tratos entre el licenciatario y la compañía dependen de lo que quieran realizar. 

Pueden ser licencias por derechos que el licenciatario cobra por cada figura vendida (cosa más común hoy en día), o una licencia completa, haciendo que el licenciatario cobre solamente una vez hagan lo que hagan con ella. Esta última es muy poco habitual. Se usaba mucho en los años 90 pero, al ver el mercado y el potencial que tiene una sola licencia, los licenciatarios suelen cobrar por cada figura vendida. 

Pero el papel del licenciatario no es solo el de cobrar. Este supervisa la creación de las figuras mediante un exhaustivo control de calidad haciendo que la figura final sea lo más parecida al personaje original y no permitiendo nada que el propio autor o la licencia permita. Por ejemplo, MegaHouse no puede hacer desnudable una figura de Nico Robin de One Piece ya que no ha salido nunca desnuda íntegramente en el manga ni en el anime. Límites que, aunque el de este ejemplo se muy "claro" pasan por los colores del traje, la pose, el pedestal hasta llegar a que cada centímetro de la figura represente al personaje de su licencia a la perfección. Por supuesto existen licenciatarios más exigentes que otros en este aspecto, pero el filtro de calidad está siempre presente.

¿Qué tipos de licencias hay? 

Las licencias temporales

En el caso de las figuras, las licencias más utilizadas son las temporales, es decir, aquellas licencias que posees de manera limitada en el tiempo por lo que, la compañía de figuras paga por tener la licencia durante durante uno a tres años y, durante ese período la compañía de figuras puede lanzar tantas figuras como quiera, pero con un período determinado. Esto es muy beneficioso para las compañías de figuras ya que, si el anime o manga no tiene el éxito esperado, pueden simplemente dejar caducar la licencia, pero tiene una contraparte, es limitada en el tiempo.

Os lo explico más al detalle. Si yo adquiero la licencia de Kimetsu no Yaiba durante un año, porque no quiero arriesgarme, puedo lanzar las figuras que quiera pero en un año natural por lo que, si mi producción es de seis meses por figura, podré lanzar solamente dos figuras. Esto causa la mayoría de cancelaciones de figuras que suelen ocurrir ya que muchas compañías anuncian tres o cuatro figuras de un mismo anime o manga y luego se quedan solamente con dos de ellas y el resto de anunciadas no llegan a hacerse nunca. 

Claro, la compañía puede pedir al licenciatario renovar la licencia por más tiempo y así seguir la colección de figuras, pero hay dos casos. Si la licencia en cuestión ha tenido éxito, el licenciatario va a pedir más dinero por ella que al inicio (más del doble del valor original a veces), haciendo que la compañía no pueda adquirirla y lo haga otra compañía en su lugar. Esto va en función de las ventas siempre. Por poner un ejemplo que todos conozcamos. Si adquiero la licencia de Dragon Ball y lanzo un Goku y Vegeta y planifico una figura de Bulma y Trunks, obviamente si se me acaba la licencia antes de publicar estas dos últimas, tengo que calcular que venderé menos Bulma que Goku, por lo que si la licencia es más cara, y las ventas bajan, no sacaré casi rendimiento de esta figura. Así que, aun a pesar del coste que esto significa para el coleccionista por no tener la colección acabada, las compañías tienen que cancelar su producción. 

Pero no todo es negativo, esto beneficia a las compañías grandes principalmente. Imaginad que una compañía pequeña se arriesgó y adquiere la licencia de Kimetsu no Yaiba cuando el autor presentó el proyecto a la editorial. Su licencia les costó muy poco pero luego, al lanzar las figuras y ver el boom generado, les supuso un beneficio enorme. Esto es arriesgado para las pequeñas compañías ya que, si adquiero una licencia de algo y luego no es tan fuerte u repercusión, pueden perder mucho dinero en muy poco tiempo. Una vez la licencia de Kimetsu no Yaiba se le acaba a esta pequeña compañía, el licenciatario pide mucho más dinero por ella, haciendo que las pequeñas compañías no la adquieran y dejando la licencia libre para que las más grandes puedan hacerlo. 

Así que, como veis, las licencias de carácter temporal son las que más suelen moverse en el mercado de las figuras por su versatilidad y facilidad de uso y a los licenciatarios les gustan más por poderlas renegociar, a lo alto o a lo bajo, en un tiempo pudiendo ofrecérsela a diferentes compañías de figuras e ir moviendo constantemente su licencia.

Las licencias adquiridas en exclusividad

Este tipo de licencias son comunes también entre las compañías de figuras, pero no son tan habituales como las temporales. Estas licencias se otorgan de por vida y de manera exclusiva a una sola compañía. Esto es un riesgo para el licenciatario porque, al concederla, le estás dando exclusividad completa a una sola compañía, por lo que esta licencia solamente la suelen conseguir las grandes compañías cuya planificación de las figuras y sus proyectos son de lo más interesantes para los licenciados. 

Estas licencias, una vez concedida a una compañía de figuras, solamente esta compañía puede realizar figuras de esa serie. Pero hay excepciones. Imaginad que Kotobukiya adquiere la licencia en exclusiva de Darling in the FranXX, realiza un par de figuras y se queda con esa licencia aún no lanzando ninguna más. Entonces llega Good Smile, le pide al licenciatario esa licencia y junto con este, negocian con Kotobukiya para la realización de un proyecto concreto ya sea una figura, dos, o 300, pero siempre con el planning, prototipo y figura presentada. De esta manera el que posee la licencia en exclusiva puede ver si le interesa cederla o no dependiendo de los planes de la nueva compañía para ver si le va a hacer la competencia. 

Normalmente suelen ceder y prestan su licencia a otras compañías simplemente por el hecho de que es una licencia que no les está dando dinero al no tener nada planificado con ella y, al cederla, la nueva compañía les pagará por los derechos y recibirán beneficios de ella que pueden usar para adquirir otras licencias. 

Aunque se pueda ver esto como un intercambio meramente monetario, normalmente no lo es ya que las compañías suelen jugar con cesiones de licencias constantemente. Un ejemplo, si a mi me interesa sacar figuras de una de tus licencias y a ti de una de las mías, hacemos el cambio y nos permitimos proyectos similares sin pagar nada a cambio. 

Un ejemplo claro que tenemos de este tipo de licencias exclusivas y de su uso es el de Boku no Hero Academia (My Hero Academia) cuya licencia en exclusiva tiene Takara Tomy. Tanto Kotobukiya como Good Smile Company, Bell Fine, Kaiyodo... han lanzado figuras de esta licencia pero siempre cedida por Takara Tomy exigiendo esta que se la nombre en cada una de las figuras y haciendo una simbiosis en su producción y su uso llegando Takara Tomy a colaborar incluso en el desarrollo de las propias figuras y el diseño de las mimas. 

Como podéis ver, es un mundo abierto en que las compañías negocian qué es lo mejor para ellas y hasta donde quieren colaborar mutuamente. Muchas veces pensamos que cada compañía va por su cuenta, cuando muchas veces colaboran más de lo que llegamos a imaginar. 

Las licencias creadas por la compañía de figuras

Este es un ejemplo poco común en la mayoría de compañías aunque hay algunas que lo usan constantemente por ser lo más sencillo. Imaginad que soy una compañía de figuras, veo que las figuras de chicas fuertes pero sexys las vendo a millones ¿Qué hago?.

Me presento a un estudio de animación y les digo paso a paso cómo quiero que sea un anime, que tipo de personajes quiero y con qué objetivo. El estudio de animación puede apoyarse en esto ya que le genera un plan de mercado ya estudiado por la compañía de figuras en el que si hago un anime que tenga una protagonista fuerte pero sexy, tendré éxito ya que es lo que el publico actualmente quiere. 

¿Qué ventajas tiene esto para la compañía? pues que no tiene que pagar por esa licencia de por vida ya que es suya desde un inicio. De esta manera la compañía de figuras se convierte en el licenciatario y hace que el proyecto de un estudio de animación se haga realidad gracias al aporte monetario inicial que todo estudio de animación necesita para sus proyectos. 

Obviamente este tipo de licencias solamente las realizan compañías muy muy grandes. Os ponemos dos ejemplos claros que veréis de seguida. El primero es Good Smile Company.

En el año 2015 Good Smile Company decidió lanzar su primer corto de animación apoyando a freelances. El proyecto se tituló Little Witch Academia y salió en BD y DVD directamente llegandose a proyectar más tarde en cines de todo el mundo. De ese proyecto inicial nació lo que ahora conocemos como studio Trigger, un estudio de animación de renombre que se nutre directamente de las ideas y del aporte económico de Good Smile Company para realizar sus proyectos actuales. 

Gracias a esta simbiosis hemos podido disfrutar de animes como Kill la Kill, SSS Gridman o Darling in the FranXX. Así que el apoyo de Good Smile Company ha este estudio nos ha traído grandes y magníficos animes. Claro, Good Smile ha cedido los derechos de todos estos animes a otras compañías, pero siendo él el licenciatario único y exclusivo y nunca cediendo una licencia a una compañía que puede ser competencia directa de las figura que yo he lanzado. 

Otro ejemplo claro de este tipo de licencias es el que posee Bandai con todo el género Tokusatsu y también con Dragon Ball. Literalmente, es Bandai quien propone cuando, cómo y porqué se realiza una nueva serie Toskusatsu teniendo ya tan avanzados los diseños de la figuras que desde la emisión del primer capítulo ya tienen anunciadas y casi lanzadas la línea completa de figuras. Esto le ha funcionado a Bandai desde sus inicios y actualmente es quien produce casi todo el Tokusatsu de Japón.

Otro ejemplo es del de Dragon Ball. Toei tiene en Bandai un beneficiaro casi único en sus series clásicas, pero había un problema con Dragon Ball, es una licencia antigua de la que se ha lanzado de todo y más, así que en 2013 se reunió Toei y Bandai junto con el propio autor del manga, Akira Toriyama, para plantear la vuelta de Dragon Ball creando el anime de Dragon Ball Super y las dos películas. Este es un ejemplo claro de como una compañía de figuras presiona a un licenciatario para poder crear más merchandising de una de sus franquicias. Esto pasa también con otras franquicias de Toei como Saint Seiya (de ahí nació Soul of Gold) y de One Piece (creando las películas de One Piece y más concretamente de One Piece: Stampede) por lo que Dragon Ball no es un caso único pero si el más claro para explicaros un poco como funciona el mundo de las figuras. 

Figuras sin licencia

Una vez que hemos visto la simbiosis que hay entre los estudios de animación y las compañías de figuras nos fijamos en el mercado. Tenemos actualmente un mercado de producto licenciado que apoya a las desarrolladoras de animación y que estas se nutren de las ganancias de las compañías de figuras constantemente y tenemos el mercado sin licencia que no aporta nada al estudio de animación. 

Esta claro pues que si queremos apoyar a los estudios de animación lo ideal es apoyarlos comprando productos originales y licenciados. Esto lo dejamos a la elección de cada uno de vosotros. Ninguna opción es la buena o la mala, por lo que cada uno al realizar la compra de una figura puede decidir si la compra licenciada o no. 

Las figuras no licenciadas ofrecen al coleccionista un aporte extra ya que hay algunas compañías sin licencia que crean figuras de personajes o series que normalmente las compañías con licencia no suelen apostar, por lo que es un beneficio para el coleccionista. La única desventaja que tienen estas figuras es que no pasan por el rigor y la visión del licenciatario. 

Os lo explicamos más al detalle. El licenciatario, a parte de cobrar, la labor que realiza es la de ver si la figura que se va a lanzar coincide y representa a la perfección al personaje o licencia que posee. Esto hace que su control de calidad sea muy exhaustivo y nos garantiza un producto fiel al personaje o serie original siendo el personaje representado en situaciones que hemos podido ver en el manga o el anime. En cambio en las figuras sin licencia pueden, literalmente, hacer lo que quieran. Pueden poner a Luffy vestido de novia o hacer una figura de Nami a la que le puedas quitar toda la ropa. 

Conclusión

Después de haber leído este artículo esperamos que os haya ayudado a que tengáis una idea mucho más ámplia del mundo de las licencias de las figuras, su dificultad y sus beneficios y que podáis ver con otros ojos el mundo de las figuras. Una figura es mucho más de lo que a simple vista podemos ver y disfrutar y conocer todo lo que hay detrás nos ayuda a todos a poder darle más valor a nuestra colección.

Próximamente os ofreceremos más artículos de este tipo por lo que os agradecemos el haberlo leído. 

¡Nos vemos en el siguiente!



Podéis conseguir esta figura y otras más en:

Comentarios

Publicar un comentario

Síguenos en

Facebook tumblr Youtube Twitter Instagram Pinterest