Entrevista a la traductora Verónica Calafell

Entrevista a Verónica Calafell

Hoy os traemos una nueva entrevista de nuestra sección de Entrevistas de Mechanical Japan. Esta vez hemos tenido el placer de hablar con Verónica Calafell, una de las mejores traductoras e in térpretes de japonés al castellano y catalán, especializada en la traducción de manga y animación y responsable de la empresa de traducciones Daruma.

Esta es sin duda una ocasión especial para descubrir una parte del manga y del anime que trae mucha polémica, y sobre todo para descubrir que detrás de un manga o un anime hay todo un trabajo elaborado y conciso de traducción.

Empecemos pues!


M.J: Buenas tardes Verónica, primero de todo nos gustaría saber un poco más de ti. Cuéntanos un poco.

Verónica: A ver, no sé muy bien por dónde empezar... Soy de un pueblo pequeñito cerca de la Universidad Autónoma de Barcelona que es donde estudié Traducción y Interpretación después de pensar durante toda mi vida que sería periodista o psicóloga o algo parecido. Pero bueno, la carrera de Traducción me ofrecía la posibilidad de viajar y conocer mundo, que para mí era importante, así que fue la elegida.

En cuanto a lo del japonés, fue un intento de hacer algo... diferente, exótico. Entre el japonés, el árabe o el ruso, las tres lenguas que me interesaban, me decanté por el primero porque me pareció que Japón era el lugar que me permitiría, como mujer, ir sola y no depender de nadie. Cuando llegué para pasar mi primer año de estudios en Japón me enamoré del país.

M.J: De hecho tenemos varios conocidos que también han estudiado Traducción y Interpretación en la especialidad de japonés y que les pasó exactamente lo mismo. Se lo cogieron como algo exótico y que poca gente lo estudiaba, aunque bueno, en la actualidad muchísima gente lo estudia…

Verónica: En aquellos momentos era tan infrecuente que recuerdo que en alguna ocasión me sirvió hasta para ligar (risas).

M.J: ¿Cual es el procedimiento para traducir un manga en la actualidad?

Verónica: En primer lugar la elección del título y el contacto con las editoriales japonesas se hace directamente desde las editoriales españolas. En Daruma no entramos en ese proceso salvo que se nos pidan Informes de Lectura de un título o serie.

M.J: ¿Informes de Lectura?

Verónica: Sí. Es un documento que se hace de cualquier libro en cualquier idioma donde figura el autor, la editorial, público al que va dirigido, personajes principales, cómo podría funcionar en nuestro país… información que la editorial utiliza para valorar las posibilidades de edición de la obra.

M.J: ¿Cambia mucho la traducción de un manga según a qué tipo de público va dirigido?

Verónica: Sí, es un factor clave. Al traducir una obra que pueda leer mucha gente, incluidas personas que no leen manga habitualmente, usamos un lenguaje más neutral y con pocas notas de pie de página. El nivel de adaptación es mayor. En cambio, si la obra que nos han encargado va destinada a un público conocedor del mundo del manga, este público agradece que le pongas notas y que mantengas ciertos elementos en japonés que identifica y conoce.

M.J: ¿En este caso, el autor no tiene ningún tipo de opinión o poder sobre la traducción de su obra?

Verónica: Si el autor tiene algo que decir lo expresa a través de su editorial que a su vez se lo expresa a la editorial española y ellos a nosotros. Nosotros no nos ponemos en contacto directo con los autores. Si conocemos a alguno es por otras vías, pero las consultas van siempre a través de los editores. Asimismo si nosotros tenemos una consulta la transmitimos a la editorial en cuestión, y ellos se lo transmiten al editor japonés, una figura muy importante en todo este proceso.

M.J: Sí, por eso te lo preguntaba. Se han dado casos de mangas que no nos llegan a España porque son los propios autores que no quieren que su obra salga de Japón porque son muy conscientes de que si sale su obra fuera no será exactamente igual que lo que él ha escrito.

Verónica: Sí, como en todos los trabajos de creación, el creador tiene la última palabra, claro.

M.J: Bueno, y ahora una pregunta que nos han hecho desde nuestro portal algunos usuarios vía Facebook. Saben que vivís a caballo entre Japón y Barcelona, y es por eso que nos preguntan: ¿Es Japón tan friki como nos parece desde aquí?

Verónica: Ja ja ja… pues en mi opinión no es para nada tan friki como lo pintan algunos medios. Es simplemente otra realidad con otras reglas del juego. La sociedad japonesa se rige por unos códigos distintos a los nuestros que nos dejan perplejos.

Por ejemplo, en la publicidad tiene un toque infantiloide que raya el ridículo a nuestros ojos. La publicidad occidental en cambio busca un toque de glamour, de distinción y elegancia en algunos productos.

Eso sí, reconozco que es difícil no tildar de “friki” el ambiente de Harajuku o Akihabara en domingo...

M.J: Una pregunta obligada que casi me la salto, ¿Te gusta el manga y el anime?

Verónica: Sí. Pero debo admitir que lo he descubierto gracias a mis estudios de japonés y al trabajo. Antes de mis estudios no era lectora de cómics. Uno de los primeros manga que leí fue Monster de Naoki Urasawa, un poco para practicar la lectura. ¡Y hasta ahora!

M.J: ¿Y cuál es tu autor favorito?

Verónica: ¿He dicho ya Urasawa? Pues eso, entre mis autores favoritos están Urasawa, Tezuka, Miyazawa, Takahashi... Y también disfruto del género de humor, porque creo que el manga japonés tiene un humor muy campechano y costumbrista, lo que nos gusta aquí. Series como Kochikame, Shin Chan o Atashin'chi son parodias de la vida misma. En Japón, en España y en la Luna si me apuras.

M.J: A parte de ser traductora, eres intérprete en los diferentes salones, ¿Qué trabajo te gusta más, traducir o interpretar?

Verónica: Me gustan por igual, y a la vez no me gustaría dedicarme a uno de ellos en exclusiva. La traducción es muy satisfactoria, pero también es una actividad bastante solitaria y sedentaria, y le falta ese punto de relación personal que la interpretación sí permite.

M.J: ¿Son difíciles de tratar los japoneses? Porque siempre que viene un autor a cualquiera de los salones se ve todo como muy metódico y planificado.

Verónica: En mi opinión no es que sean difíciles de tratar, es que funcionan de otra manera. Por ejemplo, para organizarse necesitan mucho más tiempo que nosotros. Nosotros, en cambio, creo que improvisamos más y mejor.

M.J: Con Marc Bernabé has publicado obras como Japonés en Viñetas, Kanji en Viñetas y muchos otros libros para aprender japonés. ¿Qué pueden encontrar los lectores en estos libros que no se pueda encontrar en otros similares?

Verónica: Marc fue pionero en la creación de un curso de japonés para estudiantes audidactos en edad adolescente o joven, personas con interés en el idioma pero sin posiblidades de estudiarlo en un aula por el motivo que fuera. Un colectivo que ha crecido en la última década.

Precisamente porque ese era el público, los libros pretenden acercar el japonés de forma amena y divertida. Creo que ese es uno de los motivos del buen funcionamiento de la serie en Viñetas.

M.J: ¿Es lo mismo traducir manga que anime?

Verónica: No, solo tiene en común el hecho de que en ambos caso se traduce mayoritariamente diálogo, lengua oral.

Pero las diferencias son muy significativas. Traducir manga te permite poner notas a pie de página o añadir un artículo explicativo de la obra o de su contexto histórico. Como la franja de edad del público al que va dirigido está mucho más clara, se pueden tomar decisiones traductológicas en consecuencia. Una de ellas sería usar la palabra katana en un manga de samuráis, por ejemplo, que el público de este tipo de obras conoce de sobras.

En cambio, al traducir anime, normalmente sustituiremos katana por “espada”, ya que el público que lo vea será mucho más amplio y diverso. Además, en el anime está la limitación de espacio, ya sea el tiempo en que el personaje abre la boca si la serie se dobla o bien los caracteres por línea si se subtitula. Por eso, en el anime a veces se impone una traducción sintetizada. Por Daruma han pasado tanto el manga como el anime de series como Death Note, Bleach o Keroro. Y aun así y dentro de la coherencia terminológica, entre la versión manga y la versión anime siempre hay pequeñas diferencias que responden a las exigencias del medio escrito y el audiovisual según corresponda.

M.J: Precisamente tuvimos el placer de hacerle una entrevista a Raul Tidor, responsable del canal 3xl y nos explicó lo que ahora nos dices, que se intenta adecuar el lenguaje del anime a la franja horaria en la que se emitirá y al tipo de público, cosa que hace que muchas veces el estudio de doblaje tenga más o menos libertad.

Verónica: Sí, los estudios de doblaje son importantes clientes para los traductores de anime, y a menudo dan directrices de este tipo según las instrucciones que hayan recibido a su vez de su cliente (distribuidora o canal de tele).

M.J: En cuanto a la traducción en si misma, actualmente ha habido muchas quejas sobre las técnicas si se traducen o no, o las onomatopeyas, ¿A que se deben esos cambios?

Verónica: La creciente popularidad del manga también ha generado un mayor conocimiento por parte de los lectores. Actualmente hay mucha gente familiarizada con algunos términos japoneses recurrentes.

Hace unos poníamos notas de traducción para palabras como ramen o sushi. No es que tratáramos de tonto a nadie, sino simplemente que estos elementos de la cultura japonesa no eran tan conocidos como lo son hoy en día.

Cuando empezamos a traducir Naruto, una serie cuya publicación se extiende varios años, traducíamos las técnicas precisamente para “explicar” el origen de sus nombres y su significado. A medida que ha ido conociendo el idioma, el fan ha pedido que las dejásemos en japonés. Así se ha hecho, con un glosario al final del tomo para quienes deseen consultarlo. Hay que adaptarse a los cambios...

M.J: Resumiendo, ¿La traducción de un manga o un anime esta mucho más centrada en la adaptación al público al que va dirigido que no hacia la traducción literal y seria del contenido no?

Verónica: Ambas perspectivas son serias, que conste. Pero en obras de ficción y entretenimiento, bajo mi punto de vista, el cómo dices algo es prioritario sobre lo que dices. El lenguaje tiene que ser verosímil y efectivo en boca de cada personaje, su edad, sexo y contexto histórico; tiene que sonar rimbombante en una corte del siglo XVIII y arrancar una risa cuando hacer reír es lo que se pretende. Si se consigue con la palabra exacta o con un equivalente en el otro idioma es lo de menos... ¡mientras se consiga! ¿Verdad?

M.J: Pues muchas gracias por habernos concedido esta entrevista y esperamos que todo os vaya bien en vuestra empresa Daruma y esperamos que nos sigáis ofreciendo mas mangas y animes tan bien traducidos como hasta ahora.

Verónica: A vosotros.

Y hasta aquí la entrevista con Verónica Calafell, esperamos que os haya gustado y si queréis más información sobre ella y las traducciones que Daruma ha hecho solo tenéis que entrar en su web:

http://www.daruma.es/

http://www.nipoweb.com/

Comentarios

  1. Muy buena e interesante entrevista!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por tu comentario! ¡Y estad seguros que no será la última ya que tenemos en mente muchas mas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Síguenos en